Conferencia de Victor Küppers

Con gran asistencia de público, el 19 de enero tuvo lugar la conferencia sobre Gestión del entusiasmo en la familia, por parte de Victor Küppers, holandés afincado en Barcelona. La conferencia fue muy amena y dinámica. El conferenciante fue capaz de transmitir en todo momento entusiasmo y estrategias para el cambio de actitudes en la familia. Como él dice: nuestra misión es potenciar la ilusión y entusiasmo de las personas para que disfruten en lo que hacen y facilitarles metodologías prácticas y efectivas que les ayuden a lograr sus objetivos. A continuación se comentan algunas de las ideas expuestas.

No es lo mismo saber que hacer. Hay muchas cosas que las sabemos, pero ¿las ponemos en práctica? Esto es mucho más difícil. Poner en práctica una educación familiar consecuente y acorde con unos principios, requiere tiempo, dedicación, formación y un saber hacer que solamente se adquiere con la práctica, el entusiasmo y una actitud positiva.

Victor Küppers propuso una fórmula del valor de la familia, referidos a los padres y madres: V = (c+h) x a. Los elementos de esta fórumula significan: V = valor como padre o madre; c = conocimientos; h = habilidades; a = actitud. Por lo tanto, el valor es igual a los conocimientos más las habilidades, multiplicado por las actitudes. Si nos fijamos, c + h, suman. En cambio la actitud es un factor multiplicador. Actitud y entusiasmo están en la misma dimensión emocional y constituyen “una forma de ser” muy importante para el éxito.

“Planta que no se riega, muere”. A veces los miembros de la familia no la cuidan tanto como deberían y como consecuencia languidece. La familia debería ser el proyecto más importante de la vida de una persona, ya que si esto no funciona, muchos otros aspectos de la vida pierden su sentido. Dejarse llevar por la rutina y “poner el piloto automático” son riesgos sobre los cuales conviene estar alerta.

¿Cuánto tiempo dedica usted a la familia? El tiempo de dedicación es un indicador del buen funcionamiento. El cardiólogo catalán de fama universal Valentí Fuster dice que hay que “buscar un momento al día para pensar”. Si la familia es tan importante, también hay que buscar un tiempo para dedicarle. Se trata de dedicar tiempo a los hijos de acuerdo con el valor que les damos. En definitiva: “lo más importante, es que lo más importante sea lo más importante”.

Muchas veces, tanto en la empresa como en la familia (y también en la escuela), la relación entre elogios y críticas está de uno a once. Pero esto debería ser al revés. Los elogios nos hacen sentir bien, tanto al darlos como al recibirlos. Como consecuencia tendemos a repetir los comportamientos por los cuales hemos recibido un elogio. En cambio las críticas nos hacen sentir mal; y como consecuencia procuramos evitar a las personas que nos critican.

“Es que…” es una forma de empezar frases que en el fondo son una excusa. En lugar de decir “es que…” propongámonos pensar: “¿Y yo qué puedo hacer?” Como respuesta escribamos una lista de 10 cosas positivas que podemos hacer frente a cualquier situación que se debe mejorar.

“Lo que toca, toca”, y hay que saber lo que toca en cada momento. “Lo mejor es gratis”; podemos disfrutar de muchas cosas que no somos conscientes hasta que las hemos perdido: salud, amor, de los hijos cuando son jóvenes, de de participar en su educación, de entusiasmarnos con ellos. Todo esto merece la pena, “toca hacerlo” y además es gratis.

Las personas interesadas en conocer más sobre el ponente pueden consultar su página web en: http://www.kuppers.com/